Qué secuelas pueden quedar tras un ACV o ICTUS

En este artículo se van a desgranar las secuelas que pueden quedar tras un derrame cerebral, un accidente cerebral isquémico, un accidente isquémico transitorio, y demás tipos de accidentes cerebrovasculares.

Si lees este artículo es importante que no te agobies pensando que tu familiar que ha sufrido un Ictus va a tener todas estas secuelas. Las secuelas tras un Accidente cerebrovascular dependen del tipo de Ictus, el tiempo que haya estado sin riego sanguíneo, la situación basal del paciente y otros factores. Aquí lo que pretendemos es detallar lo que puede llegar a pasar sumando las secuelas de todos los casos.

Hemiparesia tras un ACV

La hemiparesia es un déficit en la movilidad de un hemicuerpo (un lado del cuerpo) debido a la afectación cerebral en el otro lado. Un patrón hemiparético típico es con el brazo en rotación interna, codo semiflexionado, muñeca flexionada, dedos cerrados y mano a la altura del ombligo. Es una postura del miembro superior debido a la espasticidad (más adelante viene detallada) en la musculatura por el daño en el sistema nervioso.

cuidados-tras un ictus

El patrón en la pierna también lleva rotación interna, aproximación y viene marcada por el pie en equino, es decir, el tobillo flexionado hacia abajo o con una dificultad para llevar el pie hacia arriba.

En la hemiparesia no hay sólo una mala postura sino que la coordinación muscular es deficitaria. La persona intenta mover los músculos de una manera y el resultado no es el que se buscaba. Muchas veces al intentar abrir la mano aparece un patrón más marcado por la espasticidad.

Es característica también la falta de control de la musculatura del tronco y abdomen, apareciendo una posición asimétrica cuando está sentado o de pie.

Hemiplejia tras un ACV

En la actualidad se usa como sinónimo de hemiparesia en muchos sitios pero literalmente sería que no hay movimiento en ese hemicuerpo.

Falta de sensibilidad tras un ACV

Las secuelas no son sólo motóricas sino que el sistema nervioso, al llevar también la información sensorial, falla la sensibilidad de la zona dañada. Pueden aparecer hormigueos, falta de sensibilidad, hipersensibilidad.

Falta de equilibrio tras un ACV

andador-ictus

El equilibrio corporal se mantiene gracias a la vista, el cerebelo, el oído interno, los receptores sensoriales de los pies y de las articulaciones y de la musculatura. Al dañarse varias de estas estructuras tras un accidente cerebrovascular puede aparecer pérdida de equilibrio. Una de las razones es la pérdida de sensibilidad en la planta del pie que hace que la propiocepción (percepción de uno mismo en el espacio) falle y el paciente pierda el equilibrio.

Falta de visión tras un ACV

Tras un ACV se puede perder la visión. Lo normal es que aparezca una hemianopsia, una pérdida de visión en la mitad de los dos ojos. A veces aparece ptosis palpebral o caída del párpado de un lado.

Parálisis facial

La musculatura facial, inervada por el nervio facial, puede verse dañada y dar como resultado una asimetría en la cara con tensión muscular aumentada en el otro lado.

Afasia tras un ACV

rehabiitación-lenguaje-acv

Si se daña el área del lenguaje en un accidente cerebrovascular, puede aparecer afasia. Es una secuela muy limitante ya que es la incapacidad de comunicarse verbalmente con fluidez. Puede afectar la lectura, la escritura y expresar lo que se quiere decir. Hay varios tipos de afasia (Broca, Wernicke, mixta). Es muy importante que los logopedas intervengan para conseguir una recuperación de la comunicación verbal y si esto no fuera posible proporcionar un sistema alternativo de comunicación (SAC).

La afasia de Broca:

La comprensión es mejor que la expresión. Hay un déficit en la fluidez verbal. La lesión es en la circunvolución frontal inferior izquierda y áreas adyacentes.

La afasia de Wernicke:

La lesión es en las áreas témporo-parietales. Muestran una deficiencia en la comprensión y una fluidez verbal incomprensible. Puede que el paciente no comprenda que está cometiendo errores al hablar y de ahí la frustración que desencadena.

Disfagia tras un ACV

Es la dificultad para deglutir o tragar alimentos o bebidas. Es muy importante que en el hospital valoren la tolerancia a las diferentes texturas de alimentos. Si el paciente tiene disfagia puede tener una broncoaspiración y sufrir una neumonía. Los logopedas se encargan de rehabilitar esta secuela de accidente cerebrovascular. Es común que nuestro familiar esté un tiempo tomando los líquidos con espesante, ya que los líquidos son lo más difícil de deglutir. Dentro de esta secuela encontramos también la dificultad de gestionar la saliva y la presencia de babeo.

El equipo médico debe vigilar el peso del paciente y aportar nutrición parenteral si hay gran pérdida de peso.

Secuelas neuropsicológicas tras un ACV

Dentro de las secuelas de un Ictus hay un gran abanico de secuelas neuropsicológicas a las que se hace menos caso en las urgencias. Son secuelas en el funcionamiento cerebral respecto a tareas cognitivas como la atención, la memoria, el cálculo, la orientación espacio-temporal, la rapidez mental, la abstracción.

Los pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular han tenido un daño en una estructura más o menos focalizada del encéfalo. Dependiendo de la zona dañada podremos encontrar unas secuelas u otras. Las corrientes de neuropsicología modernas han visto que el cerebro está interconectado entre sus partes y que es muy raro encontrar un síntoma aislado, sino que las interconexiones neuronales entre las diferentes áreas del cerebro hacen que puedan aparecer diferentes secuelas en mayor o menor grado.

Espasticidad tras un ACV

La espasticidad es un problema del sistema nervioso central que lleva a ciertos músculos a estar permanentemente contraídos (muy tensos) como defensa porque erróneamente interpreta que necesita contraerse para defenderlo de un estiramiento excesivo. La espasticidad es difícil de manejar.

Los fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales van a trabajar para mejorar la situación hipertónica del paciente. Lo más normal es encontrarlo en la mano con contracción de los flexores de los dedos. Los profesionales enseñarán a los familiares cómo lidiar con la espasticidad y cómo conseguir la mayor funcionalidad en el día a día.

Os dejamos con el vídeo que ha realizado la Asociación de Ictus de Aragón, explicando los tipos de Ictus y sus posibles secuelas, para ahondar en el tema de este artículo.

Vea también: