Tipos de Ictus o ACV

En esta sección sobre los diferentes tipos de accidentes cerebrovasculares que puede sufrir una persona se diferencian las clasificaciones de los Ictus bajo varios criterios.

El primero será el agente causante: acv isquémico o acv hemorrágico.

Protocolo-ictus

El segundo es la zona afectada: acv hemisferio izquierdo, acv hemisferio derecho, cerebelo, occipital…

El tercero es la arteria que ha sido dañada: arteria cerebral anterior, arteria cerebral media, arteria cerebral posterior…

El cuarto es la duración de los síntomas: accidente cerebrovascular y accidente isquémico transitorio (AIT)

Tipos de Ictus según el agente causante:

  1. Accidente cerebrovascular isquémico: la causa es un taponamiento en una arteria que impide que pase la sangre a una determinada zona encefálica. Si el taponamiento se genera en un lugar del que no se mueve y acaba impidiendo el riego sanguíneo, se trata de un accidente cerebrovascular isquémico trombótico. Si el taponamiento se ha originado en otra zona arterial, se ha puesto en movimiento y ha impactado en una arteria más pequeña se trata de un accidente cerebrovascular isquémico embólico.
  2. Accidente cerebrovascular hemorrágico: la causa es una rotura de la pared de la arteria que desencadena una hemorragia en una zona encefálica. Hay diferentes causas que pueden ocasionar esta rotura como es el aneurisma, problemas vasculares…Puede ser de dos tipos: hemorragia cerebral o hemorragia subaracnoidea.
  3. Hemodinámico: la perfusión global cerebral se disminuye seriamente por hipotensión arterial. Suele llevar también estenosis grave u oclusión arterial. También se llaman infartos frontera o de último prado.
como-reconocer-infarto-cerebral

Clasificación de ACV según la zona afectada:

La primera diferenciación debe hacerse según el hemisferio cerebral dañado ya que las diferencias son abismales.

Daños que se pueden presentar tras un ACV en el hemisferio derecho:

-Secuelas cognitivas: confusión, déficit de atención, fatiga mental, heminegligencia sensorial izquierda. La heminegligencia supone una disminución de las respuestas a estímulos externos e internos llegando a dejar olvidadas partes del hemicuerpo dañado.

Secuelas motóricas: pérdida de movilidad en el hemicuerpo izquierdo. Depende del Ictus y de la persona se pueden ver mayor o menor déficits motóricos. Es normal ver una afectación severa en el brazo y mano con dificultad para abrirla. En la pierna hay dificultad para subir el pie flexionando el tobillo y de mantener el equilibrio.

ACV

Secuelas conductuales: deshinibición, lentitud de respuestas y apatía.

Daños que se pueden presentar tras un ACV en el hemisferio izquierdo:

Este hemisferio tiene alojadas gran parte de las estructuras cerebrales encargadas del lenguaje por lo que puede aparecer alteraciones del lenguaje como la afasia. Hay diferentes tipos de afasia que explicaremos más adelante. Básicamente es la incapacidad de decir las palabras que corresponden en cada momento aunque a nivel cognitivo no haya afectación. Es una afectación que causa gran frustración a la persona afectada. Conviene realizar tratamiento rehabilitador con logopedas para conseguir un método alternativo de comunicación que prevenga del aislamiento a la persona.

Alteraciones cognitivas como déficit de atención y orientación.

Alteraciones motóricas y sensitivas en el hemicuerpo derecho. Según el tipo de Ictus, la evolución y las características de la persona nos podemos encontrar diferentes grados de déficit en la movilidad y en la sensibilidad.

tipos-de-embolia

Alteraciones conductuales: los pacientes que sufren afasia suelen sufrir a su vez de labilidad emocional. La labilidad es una inestabilidad emocional con cambios de conducta, irritabilidad, euforia y frustración.

Dentro de los hemisferios cerebrales, también podemos diferenciar los diferentes lóbulos. Podemos encontrar que un Ictus o Acv que daña la zona occipital que es la zona posterior cerebral, causa daños en la musculatura ocular.

También puede haber daño en otras estructuras como el cerebelo. El cerebelo se encarga de la coordinación. Si hay afectación en esta zona podremos encontrar una sintomatología especial de falta de coordinación y equilibrio.

Clasificación de accidente cerebrovascular según la arteria afectada:

Ya se ha hablado del polígono de Willis en otra entrada para explicar cómo funciona la irrigación sanguínea del encéfalo. Si tenemos en mente esta imagen del círculo arterial, la afectación puede variar dependiendo de la arteria que ha sido dañada.

Cuando lees un informe médico tras un Ictus suelen aparecer unas siglas que hacen referencia a esto. Podremos leer si el Ictus ha sido isquémico o hemorrágico y luego detallará la zona. Las siglas suelen empezar con una A de arteria. Si luego viene una C es de cerebral. La A sería anterior, M de media P de posterior. Cada arteria lleva la sangre a una zona del cerebro y la falta de aporte sanguíneo a esa zona marcará las diferentes secuelas que sufra la persona. Lo más común es que la afectación sea en la ACM (arteria cerebral media).

Otras arterias que pueden aparecer son la arteria carótida interna, arteria vertebral, arteria basilar. Para saber más sobre la afectación que puede tener cada arteria recomiendo leer el siguiente texto: Clasificación de las enfermedades cerebrovasculares. Sociedad Iberoamericana de Enfermedades Cerebrovasculares E. Díez-Tejedor, O. Del Brutto, J. Álvarez-Sabín, M. Muñoz, G. Abiusi, REV NEUROL 2001; 33 (5): 455-464.

Clasificación de Ictus según su perfil temporal: podemos encontrar tres tipos.

-Ictus progresivo o en evolución: aquel en el que el déficit inicial evoluciona empeorando.

atención-domiciliaria

-Ictus con tendencia a la mejoría: son aquellos que tienden a una desaparición de los síntomas en tres semanas del 80%.

-Ictus estable: la clínica neurológica inicial se mantiene durante 24 horas en Ictus carotídeos y 72 en ictus vertebrobasilares.

El AIT o Accidente isquémico transitorio:

Es un problema isquémico focal menor de 24 horas. Es reversible y no existe déficit neurológico posterior. Suelen durar unos minutos, de inicio brusco. La clasificación se realiza al igual que en el accidente cerebrovascular según la zona afectada y la arteria dañada: pueden ser retinianos, hemisféricos cerebrales, cerebelosos o de tronco cerebral. Si lo clasificamos según la arteria dañada son carotídeos o vertebrobasilares.

La disartria puede acompañar a cualquier AIT por lo que es muy importante realizar una detallada anamnesis e historia clínica que nos pueda ayudar a diferenciar entre diferentes tipos de AIT.

Os dejamos con un extenso y detallado vídeo que profundiza aún más en la clasificación de accidente cerebrovasculares e Ictus.

Vea también: